Rahua: Hydration Rhampoo & Conditioner

No os imagináis las ganas que tenía de probar Rahua. La marca estadounidense de productos para el cabello me había llamado la atención desde que la descubrí, pero por unas cosas o por otras, mi destino cabelludo siempre había estado ligado a John Masters Organics, la que podríamos decir, es una de sus competencias directas.

Podéis llamarlo pereza o desconocimiento, pero hasta el momento me había habituado a su principal competidora, ya que conocía las gamas y lo que me funcionaba, así que empezar la nueva búsqueda con Rahua era una tarea pendiente que siempre iba posponiendo.

El caso es que es difícil que, una vez conoces Rahua, no te entre por los ojos: Cosmética capilar 100% natural y sostenible, con ingredientes muy exóticos y activos muy potentes, y por qué no decirlo, unos envases y una estética tremendamente bonita y llamativa, de los que nos gustan ver en el baño.

Como no me terminaba de decidir con la marca, digamos que la marca se decidió conmigo, y mi estreno con ella ha sido gracias a Biosplendor, que me ofreció la oportunidad de probar la gama hidratante y comprobar sus beneficios, justamente una de las gamas que tenía en mente probar, así que acepté encantada. Llevan algo más de un mes en mi rutina y creo que es el momento de que os hable de ellos, así que sin más dilación, vamos allá.

La gama Hydration


Antes de meternos en faena, creo que es de ley que hablemos de la gama Hydration, que como su propio nombre indica, es una gama hidratante, especialmente indicada en cabellos secos, castigados, tratados químicamente o frágiles. 

Hydration promete aportar hidratación, pero también revitalizar y aportar flexibilidad al cabello. Para conseguir todo esto, la gama cuenta con activos como el mango y la fruta de la pasión, aceite de rahua (como no podía ser de otra forma), sacha inchi, burití, té verde, aloe vera, y proteína vegetal.

La gama se compone de varios productos como champú, acondicionador, espray desenredante, y mascarilla, pero como podréis imaginar en este post vamos a centrarnos en el champú y en el acondicionador.

Champú Hydration



Empezamos con el champú y ojo que tiene bastante miga, ya que además de los activos de toda la gama, en su composición cuenta con arcilla rosa, que absorbe la grasa y limpia. De hecho este champú no contiene ningún tipo de surfactante, ya sea natural o sintético, y el INCI pasa directamente a os extractos de frutas y aceites, y esto hace que, de primeras, sea un producto difícil de entender. Os dejo el INCI completo y lo vemos después:

Aqua, Herbal Infusion Of Organic Mangifera Indica (Mango) Fruit Extract, Organic Passiflora Incarnate (Passion) Fruit Extract, Organic Aloe Barbadensis Leaf Extract And Organic Camellia Sinensis (Green Tea) Leaf Extract, Behentrimonium Methosulfate*, Cetearyl Alcohol*, Oenocarpus Bataua (Rahua Ungurahua) Oil, Plukenetia Volubilis (Sacha Inchi) Seed Oil, Sucrose, Mauritia Flexuosa (Morete) Fruit Oil, Hydrolyzed Quinoa Protein, Vegetable Glycerin, Kaolinite (Rose Clay), Natural Aroma, Cymbopogon Nardus (Citronella) Oil, Glycine*, Behentrimonium Chloride*, Potassium Sorbate, Guar Hydroxypropyltrimonium Chloride*.

 

*Ingredientes orgánicos certificados derivados de plantas.


Como veréis, no hay sulfato alguno, ni derivado del coco ni similar, y lo primero que esto quiere decir es que estamos ante un champú que hace muy poca espuma. Se consigue algo más en el segundo lavado, pero en el primero la espuma es prácticamente inexistente. Para mi no es un problema siempre y cuando el champú limpie bien, como es el caso, pero sé de muchas que la espuma es condición sine qua non, y de ahí mi insistencia. Si quieres mucha espuma, este no es tu champú.




Una vez pasado el trauma de la espuma, creo que es muy buen producto si le cogemos el punto, algo en lo que yo tardé un par de lavados. El champú tiene una textura media y un olor delicioso a mango que hace muy agradable la experiencia a nivel olfativo. Es cierto que al no emulsionar es difícil controlar por dónde ha pasado el producto y por dónde no, pero llevo el bote más de medio y siempre ha quedado limpio y suelto tras su uso, si bien es verdad que la experiencia en este sentido es diferente e incluso diría que la esperaba más sensorial, pero deja el pelo limpio, suave y suelto, después y durante el proceso, que es lo que realmente importa.

Lo utilizo dos veces en cada lavado, y en la primera parte del proceso -insisto- no hace apenas espuma, pero durante el segundo lavado la cosa cambia y sí hace una espuma muy sutil y agradable. Otra de las cosas que me gusta mucho es que siento el pelo suave en todo el proceso y no siento que se enrede mientras lo lavo o lo enjuago. Una vez lavado dos veces, quito el exceso de humedad con una toalla y paso al acondicionador.

Acondicionador Hydration




Al igual que el champú, el acondicionador está indicado en pelo deshidratado, maltratado, con falta de hidratación o con procesos químicos, y básicamente comparten los mismos activos, que dicho sea de paso en ambos productos son una maravilla. Promete hidratar el cabello, restaurar el brillo, y reducir el encrespamiento. Os dejo su INCI al completo:

Aqua, Herbal Infusion Of Organic Mangifera Indica (Mango) Fruit Extract, Organic Passiflora Incarnate (Fruta de la pasión) Fruit Extract, Organic Aloe Barbadensis (Aloe vera) Leaf Extract And Organic Camellia Sinensis (Té verde) Leaf Extract, Behentrimonnium Methosulfate*, Cetearyl Alcohol*, Oenocarpus Bataua (Rahua Ungurahua) Oil, Plukenetia Volubilis (Sacha Inchi) Seed Oil, Sucrose (Azúcar), Mauritia Flexuosa (Buriti) Fruit Oil, Hydrolyzed Quinoa (Quinoa) Protein, Vegetable Glycerin, Kaolinite (Arcilla rosa), Natural Aroma, Cymbopogon Nardus (Citronella) Oil, Glycine*, Behentrimonium Chloride*, Potassium Sorbate, Guar Hydroxypropyltrimonium Chloride*.

*origen natural.


En el caso del acondicionador, nos encontramos con una textura prácticamente igual a la del champú, una textura media de color rosado y con un olor a frutas tropicales, principalmente a mango que hacen de su uso una experiencia muy muy sensorial y agradable. 

Lo utilizo después del champú, poniendo una avellana de cantidad y repartiéndola por todo el largo del pelo, evitando acercarme mucho a la raíz, y lo dejo actuar mientras me ducho.

La primera vez no me gustó, y es que justamente me pasó lo que os comento en el anterior párrafo: Lo acerqué demasiado a la raíz, y para más inri, lo enjuagué demasiado poco. El resultado fue un pelo aplastado y sin vida ni movimiento. Como os digo no me gustó. En el segundo lavado la cosa cambió bastante: Utilicé menos cantidad, no la acerqué a la raíz, y enjuagué abundantemente, y ahí sí, surgió el amor. El pelo queda suave, se desenreda con mucha facilidad, y el secado se hace muy muy fácil. Una vez seco, el pelo queda suave, suelto y con un brillo muy bonito. Ahí sí nos entendimos.



El resultado en mi pelo combinando ambos me gusta mucho, pero como digo creo que son productos a los que hay que cogerles el punto y no son tan sencillos de utilizar como una gama capilar comercial al uso. Creo que eso también forma parte del encanto y desde luego cuando empezamos a entendernos, comprendí la fama de la marca. 

Son productos que cumplen lo que prometen, con fórmulas espectaculares y totalmente naturales, y respetuosas con quienes los utilizan y con el planeta. Creo que merece la pena probarlos y darles una oportunidad y probar la experiencia Rahua.

¿Qué os parecen? ¿Creéis que os gustarían? 



3 comentarios

  1. Qué activos tan interesantes. Pues fíjate que conocía a "la competencia", pero no esta marca y me ha parecido más que digna de tener en cuenta.
    Un abrazo, Marta.

    ResponderEliminar
  2. Cuesta mucho no hacerse al champú de Siempre pero una vez q t haces el pelo lo nota mil

    ResponderEliminar
  3. Ay, yo tengo unj problema con los champús sin sulfatos ni siliconas, quiero que me gusten, pero al final vuelvo a los de siempre pq mi pelo no se ve nada bien con este tipo de champús y tratamientos. :(

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Este blog se enriquece mucho más con tus comentarios.
Los comentarios con enlaces serán considerados SPAM y serán eliminados.

Todas las imágenes son propiedad de Chicleconnueces y no podrán ser utilizadas sin permiso. Todos los derechos reservados.